Canciones de guardería: la forma más amena de desarrollarse

Las canciones de guardería para niños y bebes son perfectos métodos de enseñanza

¿Quién no recuerda las canciones de guardería de su infancia? Todos hemos tarareado miles y miles de veces aquellas canciones de guardería que tanto nos marcaron. Pero no solo eran eso, canciones, sino que también son perfectos métodos de enseñanza, porque a los niños les encanta tanto cantar como bailar, y porque ayudan a desarrollar la memoria.  Estas típicas canciones poseen letras sencillas, con rima evidente y muchísima repetición, además de ir acompañadas por una coreografía dirigida también a los niños. Las canciones de guardería más lúdicas que se utilizan en ludotecas son principalmente las que tratan sobre animales, colores y demás temáticas sencillas para enseñarle a los más pequeños, que mediante la repetición y la musicalidad de estas canciones acaban aprendiendo de forma rápida y sencilla estas nuevas palabras.

Y es que, sin duda, la combinación de ritmo y letras es muy importante en el desarrollo de las destrezas del lenguaje en los más pequeños, que deben acostumbrarse a escuchar diferentes sonidos y relacionarlos a las palabras para así facilitar su dominio de la lengua materna y facilitar el aprendizaje de otras. Existen libros de canciones de guardería en los que se mezcla la música educativa con versos rítmicos que estimulan distintas áreas cerebrales de los más pequeños. Pero las canciones de guardería, además de desarrollar el lenguaje  favoreciendo la dicción y ejercitando la fonética, también favorecen la comprensión y concentración, desarrollan el sentido del ritmo y la audición, la expresión corporal, favorecen el desarrollo emocional y social al permitir la interacción grupal y el sentido de libertad.

Canciones típicas de guardería: El abecedario, los números, estrellita donde estás, soy una taza…

Vuelve a tu infancia con las canciones de guardería que escuchará tu hijo en una ludoteca como en la Ludoteca Futurin el duende

0